Grupo Calvo ha celebrado hoy la entrega del buque pesquero de última generación “Monteraiola” que supone un nuevo hito en la progresiva renovación de la flota. Se trata de un atunero congelador que faenará bajo bandera española en el océano Atlántico.

«La incorporación de este pesquero es un paso importante en el progresivo plan de renovación de la flota en el que se encuentra inmerso Grupo Calvo. Los buques de última generación impactan directamente en mejoras a nivel productivo y de sostenibilidad y “Monteraiola” nos permite avanzar en esta línea. El objetivo es lograr mejoras sustanciales en eficiencia energética y ganar en seguridad y confort para las tripulaciones.» afirma Macarena Ubis Lupion, directora de Flota de Grupo Calvo.

Construido por el astillero vigués Construcciones Navales Paulino Freire (Freire Shipyard), el nuevo atunero mide 77 metros de eslora total, 13,6 metros de manga y tiene un arqueo bruto de 1.976 GT. Su capacidad de carga es de 1.528 metros cúbicos y cuenta con una planta propulsora de 3.392 kW de potencia. Entre sus características técnicas, destaca la eficiencia como parámetro clave de las operaciones de navegación y pesca. Durante el periodo de pruebas el consumo de gasoil para propulsión ha experimentado una disminución de hasta un 25% respecto al resto de la flota de Grupo Calvo en la velocidad de crucero habitual.

Compromiso con la pesca sostenible

El nuevo buque no supone un incremento de capacidad pesquera, en línea con el compromiso sostenible de Grupo Calvo. Con bandera española, “Monteraiola” sustituirá las operaciones realizadas hasta el momento en aguas del Atlántico por el atunero “Montealegre” y su capacidad reemplaza a la de un buque atunero ya desguazado. La compañía cumple así con el compromiso de autolimitación de la capacidad, sin que el nuevo atunero suponga una presión adicional al recurso.

De esta manera, la incorporación supone mantener una flota compuesta por 12 barcos que operan en los océanos Atlántico y Pacífico; y “Monteraiola” será uno de los siete atuneros especializados en la pesca de atún tropical mediante la técnica de cerco. Al igual que su antecesor y el resto de los atuneros de Grupo Calvo, el nuevo buque contará con la certificación APR (Atún de Pesca Responsable). Esta norma acredita que las operaciones de la flota se realizan de una manera social y ambientalmente responsable.

Junto a los siete atuneros, la flota se completa con dos mercantes frigoríficos y tres buques de apoyo que faenan en el océano Atlántico.