La Red Española del Pacto Mundial, junto con la Secretaría de Estado para la Agenda 2030 del Gobierno Español, han completado un proceso integral de consulta con el sector empresarial español como aportación a la próxima Estrategia Española de Desarrollo Sostenible 2030. Esta será el marco de acción durante los próximos 10 años para implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de Naciones Unidas en España.

El informe de conclusiones de esta consulta recoge las principales contribuciones del sector empresarial español al desarrollo sostenible y analiza el estado de implantación de la Agenda 2030 entre las empresas de nuestro país. Además, recopila 34 ejemplos de buenas prácticas y 52 compromisos cuantificables de impacto para inspirar a la acción al conjunto del tejido empresarial español.

Entre los ejemplos de compromisos empresariales de impacto, el informe destaca el proyecto ‘Calvo Residuo Cero’, puesto en marcha por Grupo Calvo en 2017 y vinculado al ODS 12, Producción y Consumo Responsables. Se trata de una ambiciosa iniciativa global para conseguir una gestión sostenible de todos los residuos generados por Grupo Calvo, tanto en fábricas como en oficinas, asegurando con ello un mínimo impacto en el entorno y la contribución efectiva a un proceso de economía circular.

La implementación de este proyecto se inició primero en la fábrica y en las oficinas de Grupo Calvo en España para extenderse después al resto de países en los que la compañía está presente. Las fábricas de Brasil y El Salvador cuentan con plantas propias de valorización donde los residuos orgánicos, procedentes de la fabricación de conservas de sardinas y atún, son convertidos en subproductos, como harinas de pescado y aceite para su uso en la industria de alimentación animal y en cosmética. Además, en las oficinas de Europa se han sustituido las botellas de plástico de un solo uso por botellas reutilizables, lo que evita la generación de más de 13.000 botellas de plástico cada año. A día de hoy, el porcentaje global de valorización de residuos no alimentarios y no peligrosos ya está en un 75% y la compañía se compromete a lograr que antes de 2025 ningún residuo de su actividad acabe en vertedero.

El proyecto ‘Calvo Residuo Cero’ forma parte de la iniciativa Compromiso Responsable de Grupo Calvo, con 17 objetivos cuantificables a 2025 en los ámbitos de océanos, medioambiente y personas, cuyo progreso es público y es verificado regularmente por un tercero independiente.